Iritzia Sin categoría

Ongi etorri y buena suerte

Ongi etorri y buena suerte

En este tiempo tan cambiante, donde todo es efímero y las ideas surgen sin debate, sin pasado ni futuro, como si fueran modas sociales que se pueden explicar en Twitter, emprender un proyecto de comunicación que aún tenga fe en la información veraz y en un sentido crítico de la vida, supone un gran reto y también una bonita aventura periodística para encontrar, allá donde esté, la audacia de sorprender y cuestionar la realidad.

Escrito así, tan de repente, parece la declaración de principios de alguien que acaba de dejar la facultad y sueña con ser testigo y notario del tiempo que le tocará vivir. No, los años se me han acumulado en recortes de periódico, repletos de noticias, entrevistas, declaraciones, reportajes o columnas que ya amarillean en carpetas medio olvidadas o en programas de radio que nunca se volverán a escuchar. Sin embargo, creo que aunque el periodismo moderno tenga en su mayoría una condición de canalla neoliberal y las fake news se conviertan a veces en titulares de primera, existen ratos, momentos mágicos que lo ponen a pie de calle para contar historias y levantar acta de lo que de verdad sucede en el mundo, en la política y en definitiva en la vida. Es entonces cuando, sin darme cuenta, vuelvo a entusiasmarme con esta profesión. Hace un tiempo, en un artículo, hablando del futuro escribí: enamorarse del futuro revitaliza el tiempo vivido. Nos hace jóvenes y nos devuelve la audacia.  Así es.

Mila esker Zorrotz, mila esker Igor, ongi etorri y buena suerte.  

To top